Una sesión de Pranic Healing...

 

 

El paciente llega a la consulta del profesional o establece contacto telefónico para ser entrevistado y así conocer las molestias que presenta para determinar qué protocolo de sanación requiere. Existen protocolos específicos para más de 200 dolencias y enfermedades.

 

Ya sea sentado o recostado en una camilla, el paciente puede relajarse, mientras el sanador realiza una medición del estado del sistema energético. Esta exploración no requiere contacto físico y permite determinar si existe congestión o debilitamiento en la anatomía energética (aura y centros de energía).

 

Luego de eso, el sanador o sanadora remueve la energía física o emocional contaminada, sucia o enferma, limpiando del cuerpo energético las informaciones negativas que se han acumulado y que generan las dolencias o problemas emocionales. Luego de esto se canaliza energía hacia los chakras y partes afectadas para que vuelvan a funcionar de manera adecuada.

 

Según el nivel de entrenamiento del sanador, estos procedimientos pueden ser realizados con las manos o con cristales de cuarzo especialmente diseñados para la terapia. En ambos casos, Pranic Healing no utiliza ni necesita el contacto físico directo con la persona, por esta razón es que las sesiones pueden hacerse también a distancia.